lunes, 3 de septiembre de 2012

Francisco Rangel Cáceres Liderazgo compartido, el paradigma de los Líderes del Mañana. (Primera parte)

A principios de la década de los ochentas, el gerente de una organización japonesa solía decir: “En el pasado los poderosos transportaban el oro en bestias de carga, posteriormente en barcos, después en trenes, hoy en avión y llegará el día que esto se realice electrónicamente”. Ese día llegó más rápido de lo que nos imaginamos. 

 Al inicio de la historia, para subsistir los seres humanos era suficiente con trabajar la tierra aprovechando la geografía del entorno, la fuerza del viento y la utilización de bestias de carga, entre otros. La economía de esta sociedad principalmente, era con base en la explotación de los recursos naturales, de la tierra y del mar, una civilización que se caracterizó por ser demasiado conservadora, por ser analfabeta y por la utilización de conocimientos básicos para las tareas que se realizaban. 

Con el paso de los años se forjó una segunda etapa en la historia, ya que, las sociedades iniciaron un proceso de industrialización impresionante, apoyados en las líneas de montaje, la fabricación por lotes, la manufactura de grandes volúmenes de producción y la utilización de sistemas administrativos. En esta segunda etapa, el desarrollo económico de las naciones generó mejores condiciones de vida y desplazó a las sociedades que basaban su economía en la agricultura(1) ,también esta civilización se caracterizó por ser muy conservadora, sin embargo, los puestos de trabajo aun demandaban pocos conocimientos y habilidades técnicas, ya que en su mayoría eran tareas repetitivas. 

En nuestros días, las naciones desarrolladas generan su riqueza con base en el uso competitivo del conocimiento, sin éste, difícilmente las naciones pueden maximizar la producción y la comercialización de sus bienes y servicios, hoy podemos afirmar que, prácticamente no existen fronteras, ya que en fracciones de segundo se realizan transacciones monetarias alrededor del mundo, se comercializa la información, la tecnología, los materiales sustitutos, la seguridad militar, la educación(2), y un sinfín de aspectos. 

En esta tercera etapa, la civilización se caracteriza por manejar muchos conocimientos, por requerir diversas destrezas y habilidades técnicas para realizar su trabajo, por necesitar de nuevas competencias para adaptarse a un entorno agresivo y globalizado, por la carencia de valores, entre otros. 

Es bajo este contexto que, urge la conformación de un nuevo perfil de liderazgo para hacer frente a las exigencias de un entorno agresivo y dinámico, los viejos esquemas de liderazgo ya no son pertinentes a la nueva realidad que vivimos, porque, también ha evolucionado el perfil del líder.