sábado, 2 de marzo de 2013

Brigadistas universitarios compartieron experiencias

De la Casa UV Grandes Montañas 

 • Se trata de estudiantes que realizan su servicio social en comunidades de la sierra de Zongolica •

Desarrollaron servicios odontológicos, terapias sobre manejo de las emociones, asesoría a jueces comunitarios y diagnósticos de salud 

Por:  Eduardo Cañedo Lomán.  

Atlahuilco, Ver.- 02 de Marzo 2013. Brigadistas que concluyeron su servicio social en la Casa de la Universidad Veracruzana (UV) sede Grandes Montañas, presentaron su informe de actividades correspondiente al periodo febrero 2012-enero 2013, ante autoridades universitarias, representantes de instituciones escolares y vecinos de algunas comunidades de la sierra de Zongolica. 

 Selene Caro Castillo, coordinadora de la Casa UV, agradeció a los brigadistas el compromiso y la sensibilidad con que desarrollaron sus actividades, demostrando así una verdadera vocación de ayuda a la gente. 

 En tanto, Jessica Lara Contreras, estudiante de Psicología del campus Veracruz, destacó la importancia de brindar el servicio a la salud mental dentro del modelo de la Casa UV, considerándolo además un reto derivado del contexto cultural predominante en las comunidades de la sierra de Zongolica. 

 El proyecto desarrollado por Lara Contreras, “Intervención terapéutica cognitivo-conductual, mediante talleres para el tratamiento sobre control de emociones y depresión en adolescentes”, tuvo lugar –mediante una metodología activo-participativa– en la Escuela Telesecundaria “Benito Juárez García” y el Telebachillerato, ambos ubicados en el municipio de Atlahuilco. 

 De acuerdo a los resultados obtenidos, se determinó que 73 por ciento de los jóvenes de dichas instituciones muestran desajustes emocionales, no obstante éstos aún no se consideran como depresión clínica. 

 Para finalizar, Lara Contreras reconoció que este proyecto es apenas el comienzo, pues para que la intervención pueda considerarse efectiva se debe diseñar e implementar un programa permanente que aborde diversos temas de importancia para los jóvenes. 

 “La población atendida no presenta rasgos tan significativos de que haya un problema mayor, pero sí debe reforzarse el trabajo con padres de familia a quienes se recomienda en una futura intervención trabajar más a fondo ahora con ellos”. 

 El turno continuó para Amado Vélez Pérez, estudiante de Odontología, quien comentó que su principal interés hacia la Casa UV fue poder ofrecer los conocimientos adquiridos en la Veracruzana al servicio de la población más desprotegida, para lo cual se valió del trabajo comunitario y de la atención a pacientes dentro de la sede. 

 Fueron 31 localidades atendidas, con una población beneficiada de más de mil personas, además de la vinculación con el Centro de Salud de Atlehuaya y de Sihuateo, según el reporte entregado por Vélez Pérez, quien se mostró satisfecho del trabajo desarrollado. 

“Muchas situaciones acontecieron dentro del módulo dental, en las que pude constatar mi nivel de conocimiento para responder a las dificultades de manera oportuna y adecuada. ”Me llevo una gran satisfacción porque en este lugar conocí a personas extraordinarias, porque no sólo brindé un servicio, también aprendí mucho de las personas de este municipio, la gente tiene un gran corazón y mucha alegría, siempre me atendieron con mucha calidez y sencillez, los llevaré siempre en mis recuerdos.

” Posteriormente, Andrés Cruz Domínguez, estudiante de Derecho, comentó que su motivación por realizar su servicio social en la Casa UV respondió al interés de “aprovechar el tiempo en un espacio que me permitiera desarrollarme en actividades distintas a las que comúnmente se asocia al Derecho”. 

 Generar una herramienta de apoyo y consulta para los jueces de las comunidades del municipio de Atlahuilco, que les permita conocer sus funciones generales y específicas, fue el objetivo del proyecto desarrollado por Cruz Domínguez, para lo cual generó la vinculación con los jueces de más de la mitad de las comunidades y con sus representantes, para conocer de primera mano su forma de trabajo. 

 Para finalizar, Ana María García Castro, estudiante de Enfermería, comentó que su interés se centró en la enfermería comunitaria, la cual posteriormente la llevó a las Grandes Montañas, desarrollando su labor en todo momento con ética y valores, además de un gran entusiasmo, compromiso e iniciativa para hacer las cosas lo mejor posible. 

 Entre los proyectos desarrollados por García Castro destacó el diagnóstico de salud e implementación de acciones sanitarias en la comunidad de Xochiltepec, enfocado a la investigación de morbilidad y mortalidad, mediante el cual se concluyó que entre las principales causas de morbilidad se encuentran la desnutrición, las infecciones respiratorias agudas, las enfermedades diarreicas agudas y la escabiosis (enfermedad de la piel). 

En su mensaje, la vicerrectora Beatriz Rodríguez Villafuerte reconoció los avances que se han logrado desde los inicios de la Casa UV, mediante un trabajo cada vez más sistematizado y coordinado; de igual forma, enfatizó a los estudiantes la importancia de trasmitir las experiencias vividas hacia sus compañeros de otras facultades, con el objetivo de sensibilizar e involucrar a la comunidad estudiantil para participar en este importante proyecto, razón por la cual se implementó una agenda que contemplara la visita a las ocho facultades del campus por parte de los brigadistas.