martes, 19 de marzo de 2013

Quien llegue a la alcaldía de Córdoba, debe ser una persona humanista: José Luís Vega.

Por: Manuel Fernández Marinero. 

Córdoba, Ver.- 19 de Marzo 2013. El empresario cordobés con 30 años de militancia en el (PRI) José Luís Vega Espinoza de los Monteros, se reunió este lunes con todos los seccionales del (PRI) con el objeto de conocer de viva voz, el concepto que ellos tienen de los candidatos y segundo la impresión de cómo se ha manejado el Partido Revolucionario Institucional (PRI). 

Resaltando que la mayoría de las personas que acudieron a esta reunión se quejan por que no son tomados en cuenta más que en las elecciones. Tercero.- indico José Luís Vega que en caso de llegar a la alcaldía le proponen las personas representantes de los seccionales que sea una persona humanista. 

Subrayo que con estos tres puntos queda claro que los grandes líderes actuales incluyendo al presidente de la República Enrique Peña Nieto, el programa más importante que hay que realizar es el de la pobreza y el hambre. 

Lo mismo está sucediendo en los Estados Unidos en donde Obama un presidente Demócrata habla de que no les vayan a cargar más impuestos a los pobres, igualmente al actual líder de la Iglesia Católica que quiere una Iglesia pobre y para los pobres. 

¿Por qué? Porque el fenómeno se está dando; hay muchísimos pobres, que son a los que hay que sacar adelante y que son a la larga quienes deben de elegir a quienes deben llegar a los puestos de mando. Abundo José Luís Vega Espinoza de los Montero que quien llegue al poder se debe comprometer para hacer autoridades y corresponder de esa forma ese voto. 

Dijo estar en desacuerdo que los pobres solo sean un trampolín para llegar al poder y por ello propone una presidencia humanista antes de postularse. La ciudad se debe embellecer y hacer una infraestructura urbana extraordinaria, pero si primero no se tiene contenta a la gente en sus necesidades básicas que son alimentación, salud, educación, vestimenta. Pero si no hay salud, para que le sirve la calle, un edificio de convenciones si no tiene salud, que comer como va ir esa gente allí.