viernes, 21 de junio de 2013

Deja Barry Familias afectadas en el municipio de Ixtaczoquitlán.

Por: Manuel Fernández Marinero. 

Ixtaczoquitlán Ver.- 21 de Junio 2013. Casas inundadas y perdida de electrodomésticos a algunas familias dejo la tormenta tropical Barry a su paso en la comunidad la Joyita perteneciente al municipio de Ixtaczoquitlán. 

En donde el alcalde Francisco Amador Damián dio la Alerta por medio del faceboock y dio las instrucciones precisas a la dirección de Protección Civil para que se trasladaran hasta donde se encontraban las familias afectadas. 

Mientras que Francisco Amador Damián de inmediato implemento un albergue en donde fueron alojadas las familias damnificadas por algunas inundaciones en sus casas y una que otra lámina desprendida. Hoy este día la presidenta del Desarrollo Integral de la Familia Dif, que representa Sandra Lilia Mendoza de Amador, les llevo a las familias afectadas ropa, despensa, calzado al albergue habilitado. 

El albergue fue activado en Quinta los Cafetales, de la colonia Lezama, como parte del programa de Atención a Personas Vulnerables y bajo la clasificación de desastre natural, la presidenta de ese organismo asistencial, Sandra Lilia Mendoza de Amador, arribó al albergue, para encabezar las acciones de ayuda a los niños y adultos concentrados en ese lugar. 

De esta modo, acompañados de personal de Protección Civil, quienes mantienen la alerta ante cualquier eventualidad por los efectos climatológicos, , habilitó una cocina comunitaria, para la preparación de los alimentos de los afectados, quienes por el momento no podrán regresar a sus hogares, hasta en tanto no se levante la alerta a nivel estado y el cauce de los ríos, especialmente de la Joyita, disminuya su nivel.i Cabe señalar que, la funcionaria exhortó a los damnificados a no exponer su vida, tratando de regresar a sus hogares, solicitando su comprensión para respetar las recomendaciones de Protección Civil, considerando que el desalojo se debió a que los niveles del agua en el interior de las viviendas alcanzó el metro y medio de altura, provocando prácticamente la pérdida total de sus pertenencias, además de que debido al lodazal y basura concentrada, representaría un foco de infección, sobretodo a los infantes.