viernes, 13 de junio de 2014

Suspenden labores por cuatro horas trabajadores de Hacienda estatal con residencia en Córdoba.

Por: Manuel Fernández Marinero.

Córdoba, Ver.- 13 de junio de 2014. El Delegado del Sindicato de Trabajadores al Servicio del Poder Ejecutivo de Veracruz, Jorge Alejandro Burgos Pérez, se dio de brazos caídos en conjunto con sus 33 trabajadores.

Para exigir al gobierno del estado que les remodelen en su totalidad la oficina de Hacienda estatal, ubicada en la ciudad de Córdoba, como primer punto.

Exigen que se les reinstale el clima, el agua, así como las instalaciones de Luz. Esta manifestación dio inicio a las nueve de la mañana de este jueves y culmino a las 12:20 reanudando sus labores normalmente.

Indico que su secretario de conflictos Faustino García les pidió que se realizaran las labores normalmente y que el día viernes llegara una comisión  de Finanzas del  Sindicato a revisar las instalaciones y a base de eso llegar a un acuerdo.

De esta situación nos habla el jefe de Hacienda, Bernardo Peláez Domínguez.  Que la mañana de este jueves se presento el personal sindicalizado de manera normal informando que por la dirigencia sindical.

Iban a permanecer en la oficina en sus lugares sin prestar servicio en virtud de que no se han cumplido por hay unas cuestiones de la instalación de la oficina.

Básicamente se refieren al aire acondicionado, algún servicio de agua en los baños y unas instalaciones eléctricas que también están deficientes.

Tiene un año que no se ha cumplido y el personal esta un poco cansado recordando que estuvieron un año con un mes en un mercado donde las condiciones no eran las adecuadas.

Después se trasladaron a un costado de la Cruz Roja y ahora están de receso en la oficina de Hacienda a media cuadra del Palacio municipal.

Van por más de 2 años que el personal a tenido carencias reconoció Peláez Domínguez y no son aptas las condiciones para poder trabajar y expreso el jefe de hacienda que su postura es de respeto y de comprensión, por que son sus compañeros de trabajo y de alguna manera como jefe le tocan partes de las condiciones en que se encuentra la oficina.

Ellos han cubierto  las necesidades básicas de la oficina con el personal de contrato y se estuvo trabajando y  ya se normalizo la actividad que duro cuatro horas de brazos caidos.